Bolivia: la pobreza afecta a 9 de cada 10 niños indígenas

Nueve de cada diez niños viven por debajo de la línea de la extrema pobreza en el área rural de Bolivia. Así lo aseguró Ludwig Guendel, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés), en la presentación del Informe del Estado Mundial de la Infancia.

El documento, elaborado en conmemoración a los 20 años de la Convención sobre los Derechos del Niño en 193 naciones del mundo, indica que Bolivia es el segundo país con mayor tasa de mortalidad de menores de cinco años hasta 2008, con un reporte de 54 muertes por cada mil niños, seguido únicamente por Haití, que tiene 72 muertes por cada mil.

Los datos del informe también indican que el 22 por ciento de los chicos que tienen entre cinco y 14 años realizan algún tipo de trabajo, lo que equivale, según Guendel, “a 850.000 niños que trabajan en todo el país”. Agregó que seis de cada diez infantes en Bolivia sufren de necesidades básicas.

El reporte destaca también que dos de cada diez niños y adolescentes en Bolivia son víctimas de violencia física, sexual o trata de personas, lo que se produce principalmente por la migración del área rural a la urbana.

De acuerdo con la exposición de Guendel, la violencia intrafamiliar no se ha erradicado, pues en ocho de cada diez familias hay agresiones contra ellos, lo que implica que a futuro, en el 55 por ciento de los casos, se emita violencia en sus hogares. “Estos datos tienen que ayudarnos a reflexionar acerca de los desafíos pendientes y para Bolivia implica asumir el reconocimiento y la responsabilidad sobre las áreas pendientes”.

El informe destaca que en Bolivia existen dos millones de niños en situación de extrema pobreza, 800.000 niños que trabajan en la calle; 6.000 niños que viven en las calles, 2.000 que viven en los centros penitenciarios junto a sus padres y más de 32.000 que son parte de los hogares para menores abandonados.

Pese a esos datos, la Unicef destacó que en Bolivia hubo avances respecto de promoción de los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

“La mortalidad de niños menores de un año bajó en casi un 44 por ciento desde 1994 a 2008”, precisó Guendel, y destacó que los registros sobre mortalidad de recién nacidos vivos bajó en más del 17 por ciento en el mismo periodo.

Esa reducción, refirió el representante de la Unicef, es producto de la implementación de varias políticas públicas a favor de esta población, como “el Seguro Materno Infantil, el Seguro Básico de Salud, el Programa Desnutrición Cero para menores de cinco años y el Bono Juana Azurduy que llega a 290.000 madres, desde la gestación hasta el primer año de vida”.

En cuanto a educación, Guendel también afirmó que hubo importantes avances entre 1992 y 2001, y que se mejoró en todos los niveles, tanto inicial, primario y secundario. Sin embargo, a pesar de esos reconocidos avances, “la pobreza, la violencia, el abandono, el maltrato y el trabajo infantil son factores que impiden el cumplimiento de los derechos de los niños, niñas y adolescentes”.

Al igual que él, la coordinadora residente del Sistema de Naciones Unidas en Bolivia, Yoriko Yasukawa, destacó las políticas públicas del país porque “se redujo la brecha de la mortalidad infantil y la de deserción escolar, pero no son suficientes”.

Recordó que la Convención sobre los Derechos de los Niños es una norma universal para construir un mundo mejor. Ahora, el reto de los próximos 20 años es consolidar los progresos que se hicieron para que esta población a futuro pueda aprovechar y disfrutar de sus derechos.

Destacan el progreso a escala mundial

Desde 1990 a la fecha, se registraron logros importantes en el mundo respecto del control de enfermedades y de educación, discriminación por género, esencialmente en tres regiones: Europa Central, Asia Oriental y América Latina, según revela el Informe del Estado Mundial de la Infancia, en conmemoración de los 20 años de la Convención sobre los Derechos del Niño, que fue elaborado este año por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés).

El número de muertes de menores de cinco años disminuyó de los 13 millones registrados en 1990 a cerca de nueve millones en 2008, lo que significa que descendió de 90 a menos de 65 muertes por cada 1.000 nacimientos vivos.

Ese descenso refleja el éxito de los gobiernos nacionales y de la comunidad sanitaria internacional en la lucha contra diversas enfermedades, a través de amplios programas de inmunización. La polio, que es una enfermedad que ocasiona discapacidad y morbilidad en la infancia, fue casi erradicada. Entre 2000 y 2007, las muertes por sarampión también bajaron en un 74 por ciento en todo el mundo, y en África la caída fue de un 89 por ciento. Además se salvaron vidas gracias a la inmunización contra la difteria, la tosferina, el tétanos, la hepatitis y otras afecciones prevenibles con vacunas.

El número de niños que no asistían a las escuelas pasó de 115 millones en 2002 a 101 millones en 2007 y actualmente asisten a la escuela primaria más del 85 por ciento. Los últimos datos también señalan que cerca del 90 por ciento de los menores terminan el último curso de primaria. Asimismo, el índice de paridad de género aumentó en un 90 por ciento.

Datos de Unicef

Cada día en el mundo, un promedio de 25.000 niños menores de cinco años mueren por causas que pueden prevenirse.

Más de mil millones de niños sufren privación de al menos uno de sus derechos respecto de educación, agua, saneamiento y otros.

La cantidad de muertes maternas anuales mantuvo, desde 1990, una cifra inamovible de cerca de 500.000.

Casi una de cada 10 embarazadas no recibe siquiera una visita prenatal por parte de un médico, en el mundo.

Dos de cada cinco partos registrados en el mundo no reciben asistencia de un profesional en salud.

El 14 por ciento de los niños y niñas en el mundo nacen con un peso inferior a 2.500 gramos (peso mínimo).

Durante el primer mes de vida, cada año mueren unos cuatro millones de recién nacidos, en todo el mundo.

La neumonía y las enfermedades diarreicas son las principales causas de muerte de los menores de cinco años.

Casi la mitad de la población del mundo en desarrollo continúa viviendo sin acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas.

Más de 30 millones de personas de entre 15 y 49 años y dos millones menores de 14 años viven con el VIH.

Los progresos logrados en la matriculación en educación primaria no repercuten en la secundaria, excepto en China.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s